El conflicto comercial entre Estados Unidos y China involucra cada vez más sectores de la economía y una mayor cantidad de bienes. Ahora llega el turno del petróleo. Pekín decidió negarse a la compra del crudo estadounidense, informó la agencia Reuters.

Una de las mayores compañías petroleras chinas, Sinopec, suspendió hasta fin de año la importación de 300.000 barriles por mes, señaló una fuente de la empresa a la agencia.

Otras compañías chinas de petróleo y gas también se han unido al rechazo de la compra del crudo de EEUU, añadió el medio.

Según la agencia, se trata de una decisión centralizada que se tomó porque las negociaciones comerciales habían llegado a un punto muerto.

Al mismo tiempo, la agencia Bloomberg informó que China no va a cortar las compras de petróleo de Irán, a pesar de los intentos de los negociadores estadounidenses de forzar a Pekín a que reduzca sus importaciones del crudo del país persa.